Start Plastica desexo 18

Plastica desexo 18

En los informes deben afirmar que la cirugía de reasignación de sexo es el modo adecuado para tratar al paciente.​ Muchos profesionales médicos y numerosas asociaciones profesionales afirman que no se debería exigir las operaciones quirúrgicas para permitir a las personas transexuales cambiar su sexo en los documentos de identidad.​ Sin embargo, en muchos países se exigen con un certificado haberse sometido a estas cirugías para poder realizar el cambio de identidad en los documentos públicos, y en otros ni siquiera es posible el cambio aun habiéndose completado la cirugía genital.

El más difundido de estos manuales es publicado y revisado por la Asociación profesional mundial para la salud de las personas transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés, anteriormente denominada Asociación internacional Harry Benjamin para la disforia o HBIGDA).

Muchas jurisdicciones y consejos médicos de Estados Unidos y otros países reconocen los estándares de la WPATH para el tratamiento de la transexualidad.

Para los hombres transexuales se emplea “genitoplastia masculinizante”, “metoidioplastia o faloplastia”.

A las personas que se someten a la cirugía de reasignación de sexo se les conoce comúnmente como transexuales: "trans" – por haber sido sometidas a un cambio, una transformación, un paso; "sexuales" – ya que poseen características propias (no acciones sexuales) de una persona.

Para las mujeres transexuales la reconstrucción genital generalmente implica una vaginoplastia, cirugía de creación de una vagina, mientras que en el caso de hombres transexuales, la reconstrucción genital puede incluir la construcción de un pene por medio de una faloplastia o por una metoidioplastia.

En ambos casos, tanto para los hombres como para las mujeres transexuales, la cirugía genital puede también requerir de otros procedimientos médicos secundarios tales como orquidectomía o vaginectomía.

Mientras que en el tratamiento para algunas mujeres transexuales puede ser necesario una cirugía de feminización facial y un aumento de mama.

En algunos países las personas con el VIH o hepatitis C se les puede dificultar la búsqueda de un cirujano capaz dispuesto a realizar la cirugía.

Por ello estos manuales de asistencia son polémicos y criticados por los transexuales que quieren acceder a la cirugía con mayor rapidez.

La mayoría de los cirujanos especialistas de Nortemérica y Europa se adhieren al procedimiento de alguno de estos manuales.

Como subrayó la WPATH, una transición médicamente asistida de un sexo a otro puede implicar una variedad de cirugías y procedimientos no genitales, los cuales son también considerados cirugía de reasignación de sexo, cuando son realizados como parte del tratamiento de la transexualidad.