Start Apiadating powered by vbulletin

Apiadating powered by vbulletin

Y asi, sucesivamente fueron cayendo la otra pierna, el tronco, y la cabeza junto con los brazos de un gigante. De pronto, todos los miembros del gigante se juntaron y se levant del suelo, como si tal cosa.

Ah entr el muchacho y se sent en una mesa, copiando lo que vea hacer: le ofrecieron un desayuno a la carta, y con el dedo seal varios alimentos sin saber de qu se trataba: Le trajeron jugos, huevos, chocolate y caf, mientras l pensaba: “Qu rico es la misa, no se porque mi mam no me haba mandado antes!

” Comi feliz, de todo, y luego se levant disponindose a salir, pero el mesero lo detuvo, diciendole que “tena que pagar todo lo que se haba comido” A lo que l respondi muy serio: “Mam no me dijo que tena que dar dinero,” y camino derecho a la puerta muy contento: rpidamente el mesero lo empuj quitndole el sarape y el costoso sombrero de charro.

Vi por alguna parte aqu que alguien tena la interfaz del Blender al estilo del Max o del Maya, es decir con los mens a la derecha, en vez de abajo como aparecen por defecto. Aqu tienes unos cuantos themes: Perdonad, lo mismo no me expres bien.

Lo que pasa es que por un lado no soy capaz de encontra el post, y por otro no deca como se haca. Lo que quiero es tener todas las barras a la derecha en vertical, vamos como en el max de toda la vida.

Llorando lleg el muchacho con su madre, y le cont lo que haba pasado.

La seora tuvo que ir ar al restaurante, pag la cuenta, recuper las prendas, y regaando al hijo, regres con l a casa, no sin indicarle cual era la Iglesia.

Se dispona a comer la ltima torta de frijol que le quedaba, en cuanto la mujer haba desaparecido de su vista ; pero en eso apareci un nio tan apuesto como pobre, cubierto por una vestimenta hecha jirones, que suplicndote le pidi a Juan Soldado: “Juan no he comido en varios das, ten piedad de mi” Al ver la carencia de dicho nio, le regal su ltima torta. ” “Juan, porqu no mejor pides la salvacin de tu alma? Pues como segundo deseo quiero que cuando yo diga “sto a mi mochila,” se guarde lo que sea en ella, y nadie me lo pueda quitar! Hubiera podido vivir tranquila, pero no era posible porque su nico hijo, al que quera con toda el alma, era muy tonto, y ella pensaba que cuando muriera, l sera desgraciadsimo y todos lo que lo trataran con l, podran engaarlo fcilmente.

No bien haba desaparecido el nio comindose dicha torta, cuando del cielo se escuch una voz que alababa la generosidad de Juan: “Juan, a esas personas que t has dado de comer, han sido ni ms ni menos que San Jos, la Virgen Mara y el nio Jess as que Juan, yo soy la Divina Providencia, t eres un hombre caritativo. Trat de convencerlo que se moviera solo, pues siempre estaba apegado a sus faldas, como si fuera un niito.

Ya iba a darle una mordida a la torta de pollo, cuando vio pasar a un hombre muy pobre y desarrapado, su ropa estaba hecha jirones, el cual le dijo: “JUAN, APIADATE DE MI, NO TENGO QUE LLEVARME A LA BOCA” Juan que era muy generoso, se desprendi de su torta de pollo. ” “Pues que de la silla donde me siente, nadie me pueda parar! Por cierto que mi bisabuelita, le salv la vida a Don Benito Jurez, pues segn me contaba mi abuela Ana Fernndez Anaya, lo escondi al benemrito debajo de sus naguas, ya que lo venan persiguiendo.

Empez a quitarle la servilleta a su torta de jamn, cuandouna mujer muy bella, pero cubierta con andrajos , le suplic; “Juan ten piedad de mi, no tengo que comer Juan se qued sorprendido al ver la belleza de la pobre mujer, quien tena unos hermosos ojos que transparentaban con claridad y pureza su alma: Sin dudarlo un segundo, entreg a la hambrienta mujer la torta de queso. Bueno, pues mi primer deseo es que nadie me gane cuando juegue! Eso me recuerda El Tambor De Hojalata, de Gunter Grass Los cuentos de mi querida ta Mara Cristina Mndez Fernndez (RIP) Haba una vez una bondadosa seora viuda; tena uan casita propia y un rancho.

Empezaron a salir una gran cantidad de monedas de oro, plata cobre y nquel, anillos, pulseras, y joyas con perlas, brillantes, esmeraldas, relojes, todo lo que vale y que a todo mundo gusta. le contest la voz del cielo que era ni ms ni menos que la mismsima Santsima Trinidad Juan empezo esta etapa, nuevamente jugndose todo: empez a atesorar todas las ganancias que le produca ganarle siempre a todos sus amigos. ” pero Juan que grita y dice: La muerte @ mi mochila!!